Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

navidades inclusivas

La Navidad es la temporada más bonita del año; época de alegría y celebración. Sin embargo, también puede ser un momento de estrés y ansiedad para las personas con autismo.

Por lo que aquí te decimos cómo puedes tener unas Navidades inclusivas y promover la unión familiar.

Para las personas con autismo los estímulos sensoriales pueden generarles incomodidad, razón por la cual las luces, los sonidos y las multitudes típicas de las fiestas pueden abrumarlos.

En este sentido, es importante mantener la planificación durante las fiestas con la finalidad de no cambiarles de manera drástica la dinámica a nuestros hijos, amigos o parientes con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Pero, ¿qué puedes hacer para incluir a las personas con TEA en las fiestas navideñas? A continuación, te las diremos.

¿Qué hacer para tener Navidades inclusivas?

Es preciso considerar que las luces, la multitud de personas y sonidos propios de la temporada pueden incomodarlos. De igual forma, debemos recordar que la improvisación, los cambios bruscos y las sorpresas generan estrés en ellos.

Estas son algunas de las ideas que les ofrecemos para que todos pasen una linda Navidad en unión y armonía:

La Navidad, momento de compartir

Además de lo indicado en el apartado anterior, es importante destacar que la Navidad es un momento para compartir, todos juntos en familia. Razón por la cual la interacción e integración es significativa en esta época.

Una manera de aumentar las posibilidades de integración social y familiar es a través de la organización de juegos cooperativos. En estos, se pueden ejercer diferentes roles y es necesario interactuar para definir objetivos y acciones comunes.

Asimismo, se puede disponer de juegos de mesa, que contribuyen con el desarrollo de la comunicación y en el aspecto cognitivo de los participantes.

Otra bonita forma de compartir entre familiares y amigos durante esta fecha especial es preparar las comidas de estas fiestas en conjunto, así como arreglar la mesa entre todos.

También se puede incentivar a los integrantes de la familia a crear tarjetas con mensajes alusivos a la Navidad; contribuyendo todos además en la decoración, considerando las preferencias de las personas con TEA.

Esta es la época más linda del año, por lo que debemos ser lo más empáticos posibles con nuestros allegados y, por supuesto, con nuestros familiares y amigos con autismo, de esa forma lograremos tener unas navidades inclusivas.

Con esto no sólo podremos disfrutar de una Navidad inclusiva, sino que la celebración ayudará a fomentar la autoestima en todos, haciéndolos sentir valiosos y apreciados.

Neymar