Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Oscar Amuz historia inspiradora

Oscar Amuz tiene una historia inspiradora que ha cultivado desde la perseverancia, una de las cualidades más importantes para el éxito, y su experiencia lo demuestra a la perfección. 

Once años de trabajo duro y constante, soportando derrotas y desafíos, son un testimonio de su determinación y pasión. Finalmente, está cosechando los frutos de su esfuerzo. 

El éxito en 2023 y lo que ha logrado hasta ahora en 2024 son un claro indicio de que va por el camino correcto.

Oscar Amuz y su inspiradora historia

Es admirable que, a pesar de las dificultades de los primeros 10 años, nunca perdió el rumbo. Esa visión clara y la tenacidad para seguir adelante son claves para alcanzar grandes metas.

Austism Soccer es una muestra de ello. La Copa Hera (2012) atendió a más de 160 niños y, desde entonces, se ha convertido en un liderazgo mundial en este ámbito.

Oscar Amuz historia inspiradora

Sin duda, una historia que resuena con quienes enfrentan desafíos y nunca se rinden. Los primeros 10 años fueron marcados por dificultades económicas, pero el proyecto no se detuvo porque la motivación de Oscar Amuz era más profunda que el dinero. 

Su pasión por ayudar a los demás y la fe en su sueño le impulsaron a seguir adelante y dejar claro que el autismo no es una enfermedad; este fue y sigue siendo su mensaje para el mundo.

El autismo es una condición de vida con la que hay que aprender a convivir. Los niños y adultos con autismo son seres únicos con habilidades excepcionales que merecen ser apreciados y apoyados.

Autism Soccer, la luz de la esperanza

Autism Soccer se presenta como una luz de esperanza, ofreciendo a través del fútbol, deporte amado por muchos, una vía para mejorar la calidad de vida de estas personas. 

La combinación de la pasión personal de Amuz y el amor por el fútbol es una fórmula poderosa que está transformando vidas.

Proyecto que continúa creciendo cada día más, que sigue impulsando el crecimiento de niños y adultos con autismo, pero, sobre todo, llegando a lugares inhóspitos para inspirar y crear un mundo más inclusivo y comprensivo para todos.

Oscar Amuz historia inspiradora

Dios, el responsable de todo

“El apoyo de Dios, en primera instancia, lo más importante en mi vida; mis hijos, Lola, AJ, Diego y Axel, y mi esposa Miriam Anaya, por la comprensión del Amor, porque hemos tenido muchas bajas y hemos pasado por momentos muy difíciles”, destacó Oscar Amuz.

Dios, lo primero que le dio la fuerza, y ​sus hijos y esposa: “Si no fuera por su apoyo, hoy no estaría aquí”, agregó Oscar.

Asimismo, destacó que su pasión y dedicación, su proyecto, va más allá del 100 %, por lo que también deja ver su agradecimiento hacia los padres de niños con autismo que creen en este proyecto que, definitivamente, es lo más importante para mejorar la calidad de vida de sus hijos.

“Sin ellos, no sería posible. Gracias a todos los padres. Muy agradecido con Dios y mi ángel de la guarda”, recalcó el CEO de Autism Soccer, quien sigue apostando a más con este magnífico proyecto.

Neymar