Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Alejandra Chávez

La equinoterapia es una alternativa utilizada para optimizar el desempeño de niños y adultos con autismo. Por esta razón, estaremos abordando este tema en la presente edición, de la mano de la especialista en el área, Alejandra Chávez.

Numerosas investigaciones han demostrado que, entre los principales beneficios que ofrece la equinoterapia, contribuyen considerablemente con la mejora de las capacidades de las personas con autismo al momento de interactuar con su entorno, además de que incrementan su bienestar físico y psicológico.

Otros beneficios son el aumento de la habilidad psicomotora, la relajación, la mejora del área emocional, el aumento de la autonomía y la confianza en sí mismo. La equinoterapia también ayuda a impulsar la estimulación sensorial, adopción de normas sociales, entre otras. 

La equinoterapia desde la perspectiva de la entrenadora Alejandra Chávez

Alejandra Chávez es psicóloga y especialista en equitación. Ella nos revela que esta práctica ha ganado popularidad en las últimas décadas, pues la utilización de animales con finos terapéuticos ha arrojado resultados satisfactorios en esa incesante búsqueda por mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad, especialmente de los niños. 

Alejandra Chávez

Esto se debe a este vínculo que se crea entre el niño y el animal, expresa Chávez, quien asegura “se escapa la descripción con las palabras”.

Alejandra alega que los caballos son animales muy inteligentes, bastante emocionales y con gran capacidad de atención. “Su alta sensibilidad les permite sentir las emociones y leer cómo se sienten las personas cercanas y, por ende, actuar en consecuencia. Ellos inducen un estado curativo, creando un espacio para el disfrute y alivio del dolor”, puntualizó Chávez.

Asimismo, afirma que se ha palpado como los caballos perciben la ingenuidad de los niños, creando esa conexión especial con ellos, llevándolos a una complicidad única entre ellos.

Es por ello que la equinoterapia se ha posicionado como una de las terapias más integrales y desarrolladas. “Aborda desde un punto BIO-PSICO-SOCIAL diversas afecciones, convirtiéndose en una gran herramienta terapéutica que abarca parámetros neurofisiológicos, biomecánicos y psicoevolutivos, aprovechando la interacción caballo-terapeuta-paciente”, expresó la Alejandra Chávez.

Los principios básicos y esenciales de la equinoterapia.

En cuanto a esos principios básicos y esenciales de esta alternativa, Alejandra Chávez indica que existen tres, que son los pilares fundamentales de la equinoterapia. Estos hijo: 

En este principio específicamente, el caballo toma el rol de terapeuta, asegura Alejandra, quien también alega que: “La transmisión de estos impulsos fisiológicos rítmicos y regulares forman las bases de la equinoterapia, lo que la convierte en una fisioterapia con amplios efectos sobre la neuromotricidad”. 

Alejandra Chávez

Más sobre la equinoterapia desde la experiencia de Alejandra

Esta transmisión rítmica, continua y alterna de los impulsos fisiológicos emitidos desde el lomo del caballo contribuye a que el tejido muscular, en particular la musculatura dorso lumbar y abdominal haga un trabajo rítmico y coordinado. “También aporta beneficios en el ámbito psicológico, la sensación de dejarse mover y poder avanzar sin aplicar una acción propia, podría ser un factor clave en la relajación psíquica y en la reconstrucción de la confianza en sí mismo y en el mundo que rodea al paciente. ”, reiteró Chávez.

Es por esto que la equinoterapia adquiere suma importancia para personas con disfunciones de la locomoción. “El propósito del tercer principio es grabar y automatizar el patrón fisiológico de la marcha, restablecer la flexibilidad y elasticidad de los ligamentos pélvicos, disolver contracturas musculares y proporcionar un equilibrio dinámico del tronco y de la cabeza hacia su estabilización”, concluyó el especialista.

¿Cómo llega Alejandra Chávez a la equinoterapia?

Después de una magistral explicación ofrecida por la entrenadora Alejandra Chávez sobre cómo el caballo ayuda a los pacientes y promueve la relajación en ellos, no podíamos dejar de indagar sobre cómo ha sido su experiencia en la equinoterapia.

Comenzó diciéndonos que todo comenzó en el 2015, cuando gracias a una práctica de servicio comunitario y mientras cursaba el último semestre de Psicología, visitó una fundación en la que iba a observar sesiones terapéuticas.

“No sólo me llamaba la atención el uso del caballo como instrumento terapéutico, sino también la emoción que expresaban los niños al sentir su andar, algunos llegaban a un punto de relajación tan profundo que dormían sobre el lomo del caballo hasta finalizar la sesión”, recordó Alejandra, quien agregó que aunado a la atención que también prestaban los padres mientras se realizaba la terapia, despertó en ella la curiosidad de conocer más sobre la equinoterapia.

“Seguidamente, realicé mi tesis de pregrado y posgrado relacionadas, de cierto modo, a esta técnica y sus maravillosos beneficios, pero puedo decirles que jamás salió de mi mente y corazón la equinoterapia, aun cuando estuve por mucho tiempo distanciada de su práctica”, confesó Alejandra Chávez.

El cambio de domicilio de Alejandra en tierras extranjeras

Luego nos contó que en 2021, cuando se va a los Estados Unidos, fue a una finca en South West (4×4 Stables) la cual siguió en redes sociales, tras sentir agrado sobre lo que veía reflejado en las plataformas digitales.

“Al llegar al lugar, me topé con que realizaban equinoterapia y me invitaron a formar parte. Comencé montando caballo, conociendo sus espacios, conectando con sus animales, disfrutando atardeceres y llenándome de una energía maravillosa que, poco a poco, me permitió que iniciara como instructora de equinoterapia en esta misma finca”, reveló Alejandra, quien nos comentó que, estando Acá, se le ocurrió retomar sus talleres psicoeducativos para niños y adolescentes, pero esta vez con caballos.

“Comencé a ejecutar talleres donde se aprovecharán las destrezas del caballo mientras se trabajan distintas áreas evolutivas (desarrollo cognitivo, afectivo, social, lenguaje, sensorial y motor) y ¡vaya que nos ha ido bien! Los niños disfrutan de una tarde de juegos y actividades sin darse cuenta de los amplios beneficios que el caballo les brinda. Además, permite a los padres disfrutar de una tarde de aire fresco y actividad recreativa en familia”, indicó Chávez.

Sin duda, una labor “mágica”, no sólo para quienes reciben la terapia, sino para las personas que la realizan, como es el caso de Alejandra, quien finalizó su historia enfatizando que se siente afortunada de tener la oportunidad de ir descubriendo todas y cada una de las cualidades y bondades del caballo, que permiten brindarle bienestar a cada participante.

“En mi corto recorrido, puedo decirles que él disfrutado muchos detalles que me ha regalado esta hermosa técnica terapéutica. Desde llegar a la finca y sentir esa brisa fresca, la sonrisa de los niños al conectarse con los caballos y otros animales, ver a los padres sentarse a observar a sus hijos caminar sentados sobre el lomo del caballo, orgullosos y esperanzados, ver cómo los los niños agradecen con una palmada, abrazos y besos a su terapeuta y amigo: el caballo”, concluyó Alejandra Chávez.

Neymar