Search
Close this search box.

Rabietas y agresividad

El Trastorno del Espectro Autista (TEA), además de manifestarse a través de dificultades de comunicación, de interacción con el entorno, aislamiento, entre otros, también viene acompañado de rabietas y agresividad, evidenciados principalmente en niños. 

Sin embargo, existen estrategias que se pueden aplicar para aminorarlas y aprender a sobrellevarlas de la mejor manera. Por este motivo, en el presente artículo estaremos ampliando algunas de ellas, a fin de que les sean de utilidad a padres, cuidadores y educadores.

¿Qué son las rabietas?

Antes de ahondar sobre las estrategias a aplicar ante rabietas y agresividad en niños con TEA, es importante conocer su concepto.

Se le da el nombre coloquial de “rabietas” a las manifestaciones de conducta evidenciadas a través de llantos, gritos, patadas y hasta golpes, que pueden darse de forma aislada o en cadena y que, por lo general, vienen acompañadas de sentimientos relacionados con edmodo, frustración, tristeza, rabia y vergüenza.

Este comportamiento suele aparecer mientras se está en presencia o en interacción con otra persona. En niños neurotípicos, se debe principalmente a que no se sientan importantes o tienen una creencia errónea de cómo lograr lo que desean en el momento.

En el caso de los niños con autismo, estas rabietas y esa agresividad no son intencionales, sino que forman parte de sus reacciones ante la frustración y la ansiedad que pueden sentir en determinados momentos. 

¿Qué necesitamos saber de las rabietas y la agresividad en el autismo?

Como bien mencionamos anteriormente, las rabietas y la agresividad que presentan los niños con autismo no es algo que ellos hagan con un propósito específico, sino que responden a determinados estímulos que no toleran.

Rabietas y agresividad

Es lo que se conoce como “crisis del autismo”, y que está íntimamente ligada a esta condición. No obstante, al estar sometidos a desafíos continuos por el mismo TEA de forma diaria, sumando el hecho de que son incomprendidos en la mayoría de los casos, estas rabietas suelen aparecer con más frecuencia. 

Las rabietas pueden ocasionar que la persona con autismo se agreda, o agreda a otros. Un elemento a considerar es que, cuanto mayor sea el “problema de conducta”, mayor es el malestar y sufrimiento de quienes tienen esta condición y, por ende, el apoyo y comprensión debe ser mayor por parte de los padres, cuidadores y educadores.

Pero, ¿Cuáles son esos elementos que pueden detonar o incrementar estas rabietas y agresividad en el autismo? Te lo diremos a continuación:

Por ejemplo, para un niño el hecho de acudir al colegio un día de Halloween o en Navidad puede suponer un cambio tan grande como para nosotros levantarnos una mañana en una habitación nueva, con personas desconocidas en una ciudad extraña. Por esto, es importante que se mantengan en un ambiente conocido.

Estrategias para afrontar las rabietas y la agresividad en niños con TEA

Ante estas situaciones que, sin duda, son estresantes para todo el núcleo familiar y educativo, existen recomendaciones estrategias y que pueden ser de utilidad. Algunas de ellas son:

rabietas y agresividad

Además de lo indicado en el apartado anterior, existen otras alternativas que pueden contribuir a afrontar las rabietas y la agresividad en niños con TEA. Este hijo:

En definitiva, contar con un especialista que conozca el caso y acompañe a la familia, es de vital importancia para contrarrestar estas conductas. Estos profesionales les ofrecerán consejos sobre cómo pueden salir airosos de estas situaciones complejas.

Neymar