Search
Close this search box.

habilidades sociales en adolescentes con autismo

Las habilidades sociales son reglas, costumbres y habilidades que guían nuestras interacciones sociales con otras personas y el mundo que nos rodea. Pero, ¿cómo ayudar a los adolescentes con autismo a desarrollar esas habilidades sociales?

En el presente artículo, les hablaremos de esas estrategias que pueden ser implementadas para ayudar a estos jóvenes a desarrollar esas habilidades sociales tan importantes para la integridad del ser humano. 

No obstante, previo a esas estrategias, les diremos por qué las habilidades sociales se ven afectadas por el autismo.

¿Cuáles son las habilidades sociales afectadas por el autismo?

Uno de los síntomas clave del Trastorno del Espectro Autista (TEA) es la falta o retraso en la interacción social, a consecuencia de la dificultad que pueden presentar al momento de comunicarse, que incluyen a su vez: 

Estas afectaciones generan complejidades al momento de relacionarse con quienes los rodean, pero, por supuesto, se pueden mejorar considerablemente contando con los especialistas que les permitan ir desarrollando paso a paso estas dificultades, y que son trascendentales desde los primeros años de vida.

Asimismo, los padres en esta etapa de adolescencia cumplen un papel fundamental, pues son quienes aportan contención a sus hijos en este proceso, y pueden enseñarles habilidades y estrategias que los beneficien y ayuden a relacionarse con sus iguales para mejorar su calidad de vida.

¿Cuáles son esas estrategias que fomentan las habilidades sociales en los adolescentes con TEA?

Al respecto de estas estrategias, la Red de Centros de Desarrollo Cognitivo (Red Cenit) @redcenit, a través de una de las psicólogas que integran su equipo de trabajo, Denisse Huerta, ofrece algunas alternativas que pueden funcionar al momento de  ayudar a los adolescentes con TEA a mejorar sus habilidades sociales. Estas son:

También es pertinente animarlo a que busque temas de conversación que estén relacionados con los intereses de las personas involucradas en la conversación, para que no hable sólo de cosas que le interesan a él o ella. 

habilidades sociales en adolescentes con autismo

“Enseñarle temas que puedan ser de interés general, como deportes o sucesos de actualidad, hobbies, así como introducir preguntas que apoyen el inicio y el mantenimiento de la conversación entre el grupo de amigos, además, facilita sin duda una finalización de la conversación de manera adecuada”, indica Huerta.

Aunado a ello, especifica que es oportuno enseñarles a identificar pausas y momentos para entrar en la conversación, por ejemplo: “usar algún objeto en alguna conversación grupal, de manera que sólo tenga permitido hablar cuando le pases el objeto. Otro ejemplo para enseñar este tipo de habilidad es mediante la visualización de programas de televisión para enseñarle a identificar las pausas en las conversaciones”, aseveró la especialista.

Otra de las estrategias que sugiere Huerta, es que se le ayude al adolescente con autismo a comprender las señales de desinterés para que pueda cambiar de tema de conversación, si es necesario. “Para esto es necesario enseñarle a preguntar a la otra persona qué tal ha estado últimamente. También es una buena forma de dirigir la conversación hacia cosas que le interesen al otro participante. Fijarse en qué está haciendo la otra persona y hacer preguntas en tiempo presente, pasado o futuro tales como: ‘¿qué libro estás leyendo?’, ‘¿qué has hecho este fin de semana?’, o ‘¿a dónde vas a ir en las vacaciones?’, entre otras preguntas”.

Más recomendaciones que son necesarias implementar

Además de las estrategias que sugiere la psicóloga Denisse Huerta, integrante de la Red Cenit, existen otras recomendaciones que consideramos significativas al momento de contribuir con el desarrollo de las habilidades sociales de los adolescentes con autismo, entre las que destacan:

Asimismo, indicarles la forma correcta de actuar con respecto a las emociones de otros para saber cómo responder cuando alguien les dice que se siente enfadado, triste, contento o asustado.

Cuando se les dificulte comprender a los demás, y no entiendan que alguien está enfadado con ellos, conviene que les hablemos de forma tranquila y clara. La voz alta y las expresiones vivas pueden llegar a sobrecargarle, por eso es necesario hablarle de forma serena y sin dobles sentidos, explicándole de forma literal lo que se quiere decir.

Si, por el contrario, se muestra algo brusco ante otras personas a la hora de hablar, porque tienden a decir todo lo que piensan, no identifiquen el tono de lenguaje adecuado o en algunos casos hablen como adultos, se les deberá dar oportunidades para que observen cómo hablan e interactúan sus iguales entre ellos y con ello practiquen estas situaciones.

Para estos casos, se puede recurrir a la visualización de vídeos de interacciones inadecuadas que muestren sus conductas erróneas, explicándoles de forma asertiva qué ha hecho mal. Esto puede ser de gran ayuda, siempre que no se dañe o afecte su autoestima.

Definitivamente son estrategias y sugerencias valiosas que contribuirán a que el adolescente con autismo pueda mejorar la forma en que se desenvuelve, socialmente hablando, pero que no necesariamente tiene que ser algo aburrido o vergonzoso. 

Al contrario, todas estas enseñanzas y guías pueden darse de manera divertida, intentando hacerlo de forma desafiante, pero entretenida, sin agobiarlos. De hecho, es de suma importancia felicitarlos por los progresos que vayan logrando en el proceso.

De igual manera, no podemos omitir que al aplicar todas esas sugerencias, deben ser respetados los límites, preferencias y los intereses del joven con TEA, pues de esta manera se garantiza que esta enseñanza se convierta en una actividad agradable y, por ende, el aprendizaje será mucho más llevadero

Neymar