Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Autocuidado

En la edición anterior, hablamos sobre la importancia del autocuidado para padres con autismo, necesario para evitar ansiedad, estrés, problemas conyugales, depresión, insomnio y fatiga, entre otras molestias que repercuten en su buen desenvolvimiento en su día a día.

Por ello, tanto padres como cuidadores deben considerar algunas sugerencias para que se autocuiden adecuadamente, que pueden revisar en el siguiente link: 

Autocuidado para padres de niños con autismo parte I

¿Qué otros consejos son recomendables para el autocuidado de los padres de niños con autismo? 

Autocuidado

Además de los consejos que sugerimos en el artículo anterior, a continuación mencionamos otros que pueden ser de gran utilidad:

¿De qué se deben cuidar los padres de niños con autismo?

En el apartado anterior, complementamos esas recomendaciones que le ayudarán a los padres de niños con esta condición a autocuidarse y sobrellevar los desafíos que representa el autismo dentro del núcleo familiar.

Autocuidado

Pero, ¿de qué deben cuidarse? Indiscutiblemente, del estrés y el repensar la situación en la que están inmersos día a día, en especial si apenas reciben el diagnóstico. Esto puede manifestarse a través de ausentismo laboral, distracciones en el trabajo y dificultades para cumplir otro tipo de responsabilidades.

La preocupación constante por el bienestar del niño con el espectro autista y la necesidad de estar disponibles para él/ella pueden crear un estrés adicional en el entorno del trabajo.  

Las familias que tienen niños con estas características, a menudo, deben encontrar un equilibrio delicado entre sus responsabilidades y el apoyo que necesitan brindar en el hogar. Esto puede requerir ajustes en los horarios de trabajo, la búsqueda de actividades flexibles o la utilización de permisos familiares, lo que puede afectar la estabilidad ocupacional.

Por este motivo, reiteramos la importancia de contar con apoyo profesional para ellos, que les ofrezcan alternativas indicadas para manejar esta dinámica y, por supuesto, equilibrar sus emociones, su salud mental y física.

Para ello, es fundamental que tanto padres y cuidadores hablen de manera abierta sobre sus inquietudes, así como el tipo de autismo que tiene el niño; que se mantengan tranquilos y “relajados” para una mejor resolución de situaciones.

Ciertamente, el estrés constante y la dedicación al 100 % al cuidado de un niño con autismo pueden ser agotadores; por eso, la promoción del desahogo y del sano esparcimiento son imprescindibles para cuidar de otros de manera efectiva.

Con esto, también hacemos énfasis en que el autocuidado personal no es egoísta. Se trata de amor propio, de mantener una vida sana que incluya estabilidad emocional, mental y física. Va más allá de si estamos o no haciendo lo correcto; se trata de la responsabilidad y compromiso que debemos tener con nosotros mismos antes de hacernos cargo de otros. En este caso, de hijos con autismo. 

No obstante, es preciso acotar que el equilibrio es esencial para lograrlo. Encontrar espacios agradables para la familia, respetar los intereses y preferencias de cada miembro del núcleo familiar, así como la promoción de la socialización sin presión serán clave para mantener la armonía en el hogar.

Neymar